Conocer al cliente, su producto, estudiar su terminología. Entenderle.

Hacer equipo. Traducir. Adaptar contenidos a la cultura de destino.

Conectar con otros mundos. Abrir nuevos horizontes en mercados potenciales.